Egresado de éxito: José David Listán Galán

José David Listán GalánIngeniería del diseño mecánico

¿Dónde trabajas y qué puesto ocupas actualmente?

Trabajo en la empresa Quinta Ingenieria S.L, como Ingeniero responsable de proyectos mecánicos, desarrollando máquinas especiales y células robotizadas para la industria en general, tocando muchos y dispares sectores.

¿Cómo ha sido tu carrera laboral hasta llegar a él?

A continuación describo como ha sido a lo largo de estos años mi carrera laboral, la cual he tenido la suerte de realizarla de manera continuada y en la especialidad de mis estudios de ingeniería desde el año 1999.

Aunque mi primera experiencia laboral está lejos de tener alguna relación con la ingeniería, también la señalo porque en cierto modo me ayudó a ser más constante y tenaz en los momentos duros de estudio, me enseñó a valorar lo importante que era formarme para poder optar a una profesión que me gustara y además me proporcionó mi primer contacto con la mecánica. Me llevé años trabajando durante las vacaciones en tareas agrícolas y bodegueras.

Luego podemos decir, que mi siguiente paso fue participar como alumno colaborador en el Departamento de Ingeniería Mecánica y Diseño Industrial, en proyectos novedosos con salida aplicables en la industria o en construcción. Esa etapa despertó aún más mi interés por el diseño de maquinaría y el CAD, por lo que decidí compaginar la tarea de alumno colaborador con prácticas de empresa en una compañía llamada Desarrollos Industriales G.K. En ella, diseñaba maquinaría para la industria del plástico flexible, luego continué con un contrato laboral sumando una experiencia en ella de 3 años. De ese periodo tengo que agradecer la enseñanza y ayuda incondicional que me ofreció mi tutor Juan Miguel Gil, ingeniero y gran profesional especializado en el diseño de maquinaria especial, con el que he compartido posteriormente varios años de trabajos como compañero en mi empresa actual. La experiencia adquirida en diseño, la oportunidad de enfrentarme a puestas en marchas en empresas nacionales e internacionales y la asistencia a ferias especializadas en ese sector, son aspectos que me aportaron mucho y marcaron mi futuro laboral. De esta etapa, también me llevo el contacto con  otros grandes profesionales y amigos, que comenzaron en aquel momento, al igual que yo, sus carreras laborales. Compañeros de profesión hoy en día.

De ahí, salté con algunos compañeros de batalla de la empresa nombrada anteriormente a DRAGADOS OFFSHORE, porque quería formar parte de una empresa de mayor envergadura  y probar otro tipo de trabajo. Siempre he tenido claro que me gustaba el diseño, especialmente de maquinaría, pero también era consciente que debía probar otro sectores para poder valorarlo. Lo que me llevó a la rama estructural, allí principalmente me dediqué a controlar y  alorar las modificaciones imputables al cliente que iba sufriendo el proyecto Hammerfest durante su ejecución.

El siguiente paso ya en el años 2005, fue volver al diseño de maquinaría, me incorporé a la empresa Quinta Ingeniería, empresa fundada un año antes de mi incorporación por antiguos compañero de Desarrollos Industriales que me avisaron para formar parte de su proyecto empresarial. En esta empresa me he enfrentado a proyecto de un nivel tecnológico avanzado, he tenido contacto con personas muy bien formadas, con mucha experiencia y con una gran diversidad de sectores y empresas, lo que me ha permitido diversificar mi experiencia en máquinas en muchos campos. En cada proyecto se parte de cero, es innovar constantemente, ya que realmente esta  desarrollando un prototipo que tienes finalmente que hacer funcionar. En los últimos años, esta empresa también me ha dado la oportunidad de tener contacto directamente con proyectos de I+D+i para la mejora de los procesos productivos aeronáuticos, trabajando como soporte de ingeniería directamente para Airbus DS y colaborando con las Universidades de Cádiz y Sevilla entre otras OPi´s.

Si os aseguro, que si este trabajo de diseñar maquinaria especial no apasiona se puede convertir en una carga dura de llevar, requiere muchas horas de dedicación y en el camino hay que solventar muchos problemas e inconvenientes para poder poner cada proyecto en marcha. Pero eso sí, también os digo que es un trabajo muy creativo y que una vez lo has conseguido y ves tus desarrollos funcionando en distintas fábricas, es bastante gratificante.

¿Cuáles son tus recuerdos de aquella época?

Mirando hacia atrás, la recuerdo como una etapa muy corta de mi vida. Se me pasaron muy pronto esos años, muchas horas de estudio compaginadas con algunas otras de fiestas, para que no vamos a engañar. Recuerdo que mi principal deseo en aquel momento era pasarla rápido, aprendiendo lo más posible para comenzar a trabajar cuantos antes.

¿Llegaste a participar en la vida de la Escuela más allá de tu papel de estudiante (becario, alumno colaborador, organización de eventos, etc)?

Sí, estuve algunos años como becario en el Departamento de Ingeniería Mecánica y Diseño.

¿Considera que los programas académicos de las universidades españolas se adecuan a las necesidades que exige la sociedad?

Desde que dejé de ir a clase hasta ahora han pasado ya algunos años y seguro ha habido muchos cambios en la Universidad. Considero que el programa académico le faltaba complementarse con más prácticas que se asemejara lo más posible a la realidad industrial y el relacionar de forma más directa lo aprendido teóricamente con su aplicación industrial resolviendo dichas cuestiones o problemas no solo de forma analítica sino con los medios normalmente empleados por las empresas con la tecnología más avanzada.

Me consta que los medios que teníamos antes no son los existentes actualmente y seguro que esa cuestión ha mejorado notablemente.

¿Cuáles son las competencias que se deben desarrollar para acortar la brecha entre universidad y mercado laboral?

Para poder acortar esa brecha, creo que es fundamental la realización de prácticas orientadas a la industria real, intentado resolver con los medios existentes en el mercado problemas reales que se plantean a diario en la industria  y cotejarlos con la solución ofrecida por profesionales en esa materia. Por ello, igual sería necesario tener la posibilidad de poder optar también a una formación muy especializada en ciertos campos una vez finalizados los estudios de ingeniería principales. Para hacernos una idea, algo similar a lo que realizan los médicos con el MIR. Continuar durante unos años más formándose pero ya con prácticas reales remuneradas y asesorados por compañeros experimentados. Así las empresas podrían optar directamente a ingenieros más especializados en la materia que realmente vayan demandando.

¿Cuáles son los principales obstáculos que enfrentan los profesionales recién graduados a la hora de incorporarse al mercado de trabajo?

El principal obstáculo con el que nos encontramos al iniciar nuestra actividad laboral es normalmente la falta de experiencia y el descenso de la demanda de empleo que hubo en estos últimos años, especialmente en nuestra provincia. Si miramos ofertas de empleos hay pocas que no requieran al menos de 3 a 5 años mínimos de experiencia en trabajo similar al demandado.

En este contexto que estamos sufriendo de crisis económica, ¿compensa el esfuerzo de estudiar una Ingeniería?

Sí. Esta es una pregunta que me he realizado a mí mismo en muchas ocasiones. Es cierto que no estamos pasando por un buen momento y que la ingeniería no está lo suficientemente valorada como en años anteriores cuando nuestro país era punto de mira de las grandes empresas internacionales. Pero poniendo en una balanza las cosas positivas que tiene trabajar en esta profesión con respectos a las negativas, y teniendo en cuenta que dentro de lo malo, es una de las profesiones con más salida, pienso que para aquellas personal que tienen vocación de ingenieros les compensa dedicarse profesionalmente a esto.

¿Qué diferencia a un ingeniero formado en España con respecto otros países europeos?

Aunque he realizado trabajos puntuales en otros países y he colaborado en algunos proyectos con ingenieros formados fuera de nuestro país, no he tenido tanto contacto con ellos para poder valorar este punto. En mi opinión me da la impresión que los ingenieros españoles tenemos una formación más general para abordar cualquier tipo de trabajo dentro de la especialidad, con conocimientos más generales. Mientras que en otros países se apuesta más por la especialización. La ventaja de la formación de aquí, es que tiene bastantes salidas al ofrecer al mercado laboral ingenieros polivalentes y flexibles. Y la desventaja que cuesta especializarse y ser un experto en una materia concreta que dominen pocos técnicos, que en ocasiones es lo realmente cotizado en el mercado laboral.

¿Cuáles son los estudios superiores (másteres) que más pueden influir positivamente en la retribución y reconocimiento laboral de los ingenieros de tu especialidad de cara a futuro?

Pienso que los másteres de ingenierías orientados  a la dirección y organización de empresas, tocando la producción, la fabricación y el aprovechamiento de recursos, serán los estudios que podrían influir más en la retribución y reconocimiento laboral de un ingeniero.

Otros estudios más a pie de campo que también podrían llegar a estar bastante valorados en cuanto a salida laboral podrían ser másteres sobre mantenimiento industrial, diseño y simulaciones de elemento mecánicos, programación y robótica.

¿Qué importancia das a los idiomas? ¿Han marcado la diferencia en tu caso?

Le doy mucha importancia, son fundamentales. Y sí que marcan mucho la diferencia. Hoy día es una pieza clave, ayudan a crecer en la profesión y abren un gran campo de posibilidades formativas y laborales. Aunque en mi empleo actual no han sido una necesidad imperiosa, sí que me ha facilitado poder realizar algunos proyectos para empresas internacionales.

En la actualidad, ¿sigue teniendo una buena salida la Ingeniería que estudiaste?

Sí. Aunque todas las profesiones estamos pasando por malos momentos en cuanto a recortes y carga de trabajo, considero que la ingeniería industrial (mecánica) continua siendo una de las profesiones más demandada, conjuntamente con otras especialidades como la electrónica (programación) y la aeronáutica.

¿Qué haría usted hoy si fuera un ingeniero recién titulado sin experiencia?

Cada situación personal es diferente y en función a ella optaría por caminos distintos. Si fuera un recién titulado, sin cargas familiares y sin dominio suficiente de otro idioma. Intentaría optar a algunas prácticas de empresas o algún contrato de formación a media jornada en el extranjero durante un tiempo, seleccionando bien la empresa para que repercutirá provechosamente en mi formación, complementandolo con el estudio del idioma y con algún máster o curso relacionado con ese trabajo si fuese posible. Si no pudiera optar a ello, continuaría formándome en la Universidad e intentaría pertenecer a algún departamento o laboratorio de investigación con el objetivo de participar en proyectos de I+D. Indistintamente del camino que se tome, pienso que lo importante es evitar el estancamiento profesional e intentar salir lo antes  posible de todas aquellas situaciones que no aporte nada en experiencia o formación. Sí me gustaría hacer un inciso en este punto. Veo fundamental que los ingenieros recién titulados se hagan valorar, es cierto que en la mayoría de los casos salimos de la universidad sin la experiencia profesional suficientes, además de inseguros, pero lo suficientemente formados para comenzar a hacer frente a cualquier trabajo relacionado con cada especialidad.

¿Qué opinas sobre el emprendimiento en general? ¿Y en tu sector laboral en concreto?

No dejar morir buenas ideas mediante el emprendimiento, hace que un país pueda evolucionar tecnológicamente, creando riqueza y empleo. Por ello, pienso que por parte de nuestros dirigentes se debería fomentar y facilitar más la creatividad y el emprendimiento en este país. Se deberían ofrecer la ayuda y el asesoramiento suficiente, poniendo todos los medios necesarios y eliminando las barreras actuales en cuanto a costes y gestiones para que cualquiera  que quisiera emprender un proyecto propio lo hiciera con cierta seguridad. Se deben incentivar proyectos viables que tengan durabilidad en el tiempo para que reactiven la industria, especialmente en nuestra zona, generando empleo.

Siendo realista, debido a las barreras señaladas antes, a la situación actual que estamos pasando particularmente en esta zona. Emprender algún proyecto en mi sector, no es tarea fácil, sobre todo si se focaliza en esta provincia. Aunque tampoco quiero desanimar a nadie. Al contrario, últimamente se va observando cierta mejora, y podría ser ahora un momento propicio para emprender, pero siempre con la visión amplia de no focalizar el trabajo a nivel   provincial  e incluso nacional.

¿Cómo ves la formación continua en el mundo laboral? ¿Es satisfactoria?

La formación continua, ya sea de forma autodidacta o a través de cursos y másteres, la veo esencial y por supuesto que muy satisfactoria y ventajosa.  De hecho, no concebiría una cosa sin la otra.  En estos tiempos los avances tecnológicos se acontecen cada vez en periodos más cortos, estar ajenos a ellos en cuanto a formación  hace que no se pueda evolucionar como profesional lo suficiente, quedándote en poco tiempo estancado en una tecnología anticuada  y dejando de usar herramientas novedosas que por lo general facilitan cada vez más la tarea de un ingeniero. A modo de ejemplo particular y aunque sea un tanto exagerado, imaginaros la competitividad que tendría hoy día una oficina técnica donde aún estén haciendo planos a mano o con algún programa CAD 2D a modo de tiralíneas, con otra usando los últimos avances en software 3D CAD/CAE. Algo similar pasa con la tecnología de los componentes que usamos en el diseño de las máquinas y en las técnicas y medios empleados para la fabricación de sus piezas.

¿Qué opinas sobre la emigración de los jóvenes ingenieros? ¿Cómo puede esto afectarles a ellos en los próximos años? ¿Y a España?

Sí la emigración es voluntaria y temporal para investigar en otros países, conocer otras tecnologías o bien para aprender idiomas lo veo ventajosos y muy positivo para ellos.

Sí por lo contrario es una emigración forzada por ser la única vía de poder optar a un puesto de trabajo como ingeniero, lo considero perjudicial para todos al ser una pérdida lamentable de potencial y recursos. No aporta nada positivo en el país y retrasará la recuperación. En definitiva invertimos aquí tiempo y dinero en formar a buenos ingenieros para que luego generen conocimientos y riqueza en otros países. Aunque frente a la situación actual, veo lógico que opten por esa salida y creo que a la larga ese esfuerzo tendrá recompensa para ellos cuando opten a puestos de trabajos una vez recuperada la economía en nuestro país. Incluso puede que muchos ya estén viendo esas ventajas en otros países, al encontrarse cómodos y valorados en sus puestos actuales, lo que a nivel personal será bueno para ellos ya que al final el objetivo es sentirte realizado con tu trabajo.

A grandes rasgos, ¿ha sufrido algún problema laboral por la equivalencia de los títulos de ingeniería en España en el extranjero? ¿Conoce algún caso?

De momento no. Tampoco conozco ningún caso.