Egresado de éxito: Federico Serrano

Federico SerranoColaboración con la ESA y la NASA

¿Dónde trabajas y qué puesto ocupas actualmente?

En la actualidad soy técnico de PRL en el hospital de San Carlos. En breve, si todo sale bien, volveré a ocupar una plaza más técnica por aquí cerca.

¿Cómo ha sido tu carrera laboral hasta llegar a él?

Cuando acabé la carrera, estuve mandando CV a las empresas, entre ellas al INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) donde se habían convocado becas de postgrado. Me contestaron dos a la vez, FICHET para trabajar en temas de seguridad y contraincendios y el INTA, que me había preseleccionado. Después de varias entrevistas entré como becario en el Departamento de Programas Espaciales del INTA. A lo largo de los años he pasado por diferentes tipos de contrato hasta que aprobé las oposiciones de funcionario de carrera en la escala de Titulados Técnicos Especializados de OOPP de Investigación, donde ya hace unos años que consolidé el nivel más alto en el grupo A2 que es el que me permite la titulación.

Durante los 15 años que he estado allí, dentro del mismo Departamento, he pertenecido primero al Área de Segmento de Vuelo, donde se hacía todo lo referente a la parte del proyecto que se iba a lanzar al espacio, en el que he podido participar en proyectos como MINISAT (primer satélite español de cargas útiles científicas diseñado, fabricado, integrado y lanzado  en  España),  en  proyectos  de  satélites  de  observación  como MINIFUEGOSAT, FOCAS o el más reciente de ROSSETA, cuya sonda se posó el pasado noviembre en un cometa y la parte de distribución y control de potencia eléctrica de su cámara de imágenes OSIRIS fue diseñada y fabricada en nuestras instalaciones (para este proyecto estuve cedido 1 año en el Departamento de Aviónica). Mis últimos 5 años en el Instituto transcurrieron en el Área de Segmento Terreno, parte del sistema de tierra donde se reciben todas las señales que después hay que procesar, tanto telemetría, como imágenes y comunicaciones.

En este Área participé en muchos proyectos internacionales, ya que muchos de los satélites de  distintas  agencias  bajaban  sus  datos  en  las  estaciones  espaciales  de  Maspalomas, Villafranca del Castillo (compartida con la ESA),  Robledo de Chavela (compartida con la NASA) o la antena que teníamos en el INTA donde se hacía un back up de los datos de los satélites polares de EUMETSAT. Por motivos familiares dejé el Instituto y pasé a ocupar una plaza de técnico de PRL en el Hospital General de la Defensa en San Fernando donde han transcurrido mis últimos 4 años. Actualmente dicho hospital fue cedido por el Ministerio de Defensa al SAS donde desempeño mis tareas, pero como comenté antes, estoy esperando un traslado, en el que si todo sale bien, volveré a ejercer labores técnicas. En cuanto mis hijos hayan crecido no descarto volver al  mundo aeroespacial  que  tantas  alegrías  me ha dado  y  donde  he  dejado  muy buenos técnicos y mejores amigos, con los que sigo en contacto para no desconectarme por completo.

¿Qué estudiaste en la Escuela Superior de Ingeniería y en qué años?

Cursé los estudios de ITI en la rama de electricidad/electrónica entre 1991 y 1994.

¿Llegaste a participar en la vida de la Escuela más allá de tu papel de estudiante (becario, alumno colaborador, organización de eventos, etc)?

Estuve un año como alumno colaborador en el Departamento de Estructuras y Propiedades de los Materiales. Pese al título, lo que hacía era ayudar en el laboratorio de física.

¿Cuáles son tus recuerdos de aquella época?

Muy  buen  ambiente  entre  los  alumnos,  compañerismo.  Era  el  momento  de  establecer relaciones con quienes en un futuro iban a ser tus compañeros de profesión. Pero no todo era estudiar, recuerdo pasar muy buenos momentos en las fiestas de las facultades vecinas.

¿Considera que los programas académicos de las universidades españolas se adecuan a las necesidades que exige la sociedad?

Creo que en general la formación impartida en la universidad es bastante completa lo que no llego a entender es que existan títulos de ingeniería que no conduzcan a la profesión regulada y que por tanto no tengan atribuciones profesionales. No entiendo un título de ingeniería que no tenga capacidad de firma o más bien que no la otorgue. Eso es otro tipo de titulación.

¿Cuáles son las competencias que se deben desarrollar para acortar la brecha entre universidad y mercado laboral?

Pienso que se deben acercar las titulaciones a la realidad de las distintas zonas y de sus tejidos empresariales y capacidad de expansión. La universidad debe solucionar problemas que se generen en la sociedad y no al revés. La relación entre universidad y empresa ha de ser permeable en ambos sentidos.

¿Cuáles son los principales obstáculos que enfrentan los profesionales recién graduados a la hora de incorporarse al mercado de trabajo?

Falta de experiencia, no laboral por supuesto, pero sí de saber estar. Otras carreras como medicina  hace  sus  últimos  años  en  un  entorno  hospitalario.  En  nuestro  caso  esto  es complicado. Si los proyectos de fin de carrera fuesen algo “actual en el mercado laboral” (no sé  si  eso  ha  cambiado),  y  las  empresas  colaborarán  con  información,  además  de  por supuesto los tutores, magníficos en mi caso (el difunto D. Isidoro Ramos y D. Juan Manuel Casal  que  aportaron  toda  su  experiencia  laboral)  sería  una  manera  interesante  de  ir metiendo la cabeza en la jungla que nos vamos a encontrar. En cuanto a conocimientos técnicos no me preocupa, vamos preparados, sólo hay que saber aplicarlos.

En este contexto que estamos sufriendo de crisis económica, ¿compensa el esfuerzo de estudiar una Ingeniería?

Sin lugar a dudas. He visto ingenieros trabajando en todo tipo de tareas. La capacidad de adaptación es enorme, no sólo hay técnicos, sino buenos gestores, consultores, comerciales…. y todos deben saber y conocer el producto con el que trabajan, eso es básico para llevar la empresa a buen puerto.

¿Qué diferencia a un ingeniero formado en España con respecto otros países europeos?

Principalmente las prácticas. Desde primer curso ya están realizando pequeños proyectos donde aplican la “poca” teoría aprendida y manejando programas informáticos que se van a encontrar en las empresas. Cuando digo poca no es que sus estudios sean peores sino que salen más especializados. Aquí somos más “todoterreno”.

¿Cuales son los estudios superiores (másteres) que más pueden influir positivamente en la retribución y reconocimiento laboral de los ingenieros de tu especialidad de cara a futuro?

Tendría que investigar. En mi caso cursé en la Universidad Autónoma de Madrid Gestión Aeronáutica, porque en cualquier momento dejar paso a los más jóvenes; otro punto de vista y  otras  ideas. Te  relegan  a  la gestión  y  tú puedes aportar experiencia  para que  no  se comentan los errores que ya cometiste anteriormente. Hice un máster en PRL porque en un momento dado me encontré dirigiendo parte de obra civil de los proyectos de los centros de comunicaciones y ensayos de sistemas. Ahora  mismo  parece  que  las  tendencias  van  por  los  materiales  compuestos, semiconductores y nanotecnología. Yo mismo he sido profesor en la que ahora es la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Sistemas de Telecomunicación de Madrid en Cursos de Postgrado de Comunicaciones por Satélite. No sabría decirte en otros campos.

¿Qué importancia das a los idiomas? ¿Han marcado la diferencia en tu caso?

En la globalización que nos ha tocado vivir, o hablas otro idioma o no eres nadie. En mi caso era nulo con el inglés como la mayoría de los que por allí estábamos, que sólo nos defendíamos con las traducciones de los textos técnicos pero no sabíamos enfrentarnos a una entrevista o una reunión de trabajo en un idioma extranjero. Una vez hube tomado conciencia de ello, durante la carrera obtuve el B1 en inglés otorgado por la Universidad de Cambridge.  Ese fue uno de los motivos por los que obtuve la beca. En el INTA prácticamente todos los proyectos son compartidos con otros países, la documentación generada y las reuniones tienen el inglés como idioma de referencia.

En la actualidad, ¿sigue teniendo una buena salida la Ingeniería que estudiaste?

Si. Somos muy versátiles. Hace poco hablaba con nuestro decano sobre las ofertas de trabajo que manda periódicamente el colegio y le comentaba sorprendido ¿todo eso sabemos hacer?. Dentro de la mala situación actual somos de las profesiones con menos paro.

¿Qué harías hoy si fuera un ingeniero recién titulado sin experiencia?

Primero soltura en uno o dos idiomas, intentaría una beca erasmus en Francia o Reino Unido. Considero muy positiva esa experiencia internacional.

¿Qué opinas sobre el emprendimiento en general? ¿Y en tu sector laboral en concreto?

Es una buena manera de combatir el paro. Hay que hacer un buen estudio de mercado para saber dónde te vas a meter, mucho asesoramiento fiscal y mucha valentía. En mi sector laboral procuraría tener algo de experiencia antes de lanzarme a los leones, la competencia es grande y siempre se procura acudir a alguien con experiencia.

¿Cómo ves la formación continua en el mundo laboral? ¿Es satisfactoria?

Hay una oferta muy variada, tanto de títulos oficiales como seminarios ofrecidos por distintas compañías, es una forma de reciclarte en los nuevos productos y tecnologías que se están introduciendo.

¿Qué opinas sobre la emigración de los jóvenes ingenieros? ¿Cómo puede esto afectarles a ellos en los próximos años? ¿Y a España?

El que el ingeniero tenga experiencia internacional me parece algo muy positivo; cuestión distinta es que tengan que hacerlo por estricta necesidad como ha pasado desde hace unos años como por ejemplo con Alemania. Desde las instituciones colegiales se está creando un plan  de  retorno  para  que  esas  personas  que  un  día  salieron  por  necesidad  tengan oportunidad de volver a su propia tierra y devolver todo aquello que su propia sociedad un día les dio. España necesita del talento de sus ingenieros y no puede ser que se aprecie más a nuestros técnicos fuera de nuestras fronteras que en casa. Durante el proyecto MINISAT tuve el placer de conocer al Dr. Elías; Antonio Elías es un Ingeniero Aeronáutico español al que en su día no le hicieron mucho caso cuando planteó el ahorro de combustible en la primera  etapa  de  los  lanzadores  espaciales,  es  uno  de  los  creadores  del  lanzador  EGASUS. Después de llamar a muchas puertas se interesaron por él desde OSC (Orbital Science Corporation), actualmente es vicepresidente de la compañía en EEUU.

A grandes rasgos, ¿ha sufrido algún problema laboral por la equivalencia de los títulos de ingeniería en España en el extranjero? ¿Conoce algún caso?

Nunca. Tanto en las reuniones en las que he estado en el CNES francés como en la ESA(Holanda) o el Max Planc Institute y EUMETSAT (Alemania) metían en el mismo saco a los ingenieros y a los ingenieros técnicos, no entendían la diferencia, o eras ingeniero o no. Al principio  recelaban  un  poco,  pero  enseguida  se  daban cuenta  que  estábamos  bien formados. Valoraban mucho la capacidad de improvisación para resolver problemas.