Egresado de éxito: Ezequiel Vazquez de la calle

La autonomía del programador                                                                                              image01

¿Dónde trabajas y qué puesto ocupas actualmente?

En estos momentos, soy profesional por cuenta propia, y trabajo desde casa. Principalmente, trabajo con dos clientes de Estados Unidos (zona de Nueva York), desempeñando labores de DevOps – desarrollo la parte de backend en aplicaciones web, y administro servidores en la nube para dar soporte a dichas aplicaciones. Además, también estoy especializado en seguridad IT.

¿Cómo ha sido tu carrera laboral hasta llegar a él?

Antes de entrar en la Escuela, ya trabajé como programador, pues cursé un CFGS de Desarrollo de Aplicaciones Informáticas, y al finalizarlo estuve 6 meses desempeñando labores de programador.

En el último año de carrera, estuve 9 meses como desarrollador en el Aula Virtual de la Universidad de Cádiz. Posteriormente, entré a trabajar en Alquimia, empresa jerezana especializada en el desarrollo de aplicaciones web con Drupal, y que se fusionó con otra empresa, llamada Crononauta.

Tras esta etapa, me llamaron de la consultora sevillana Emergya, donde estuve un año, hasta que decidí comenzar la andadura como profesional por cuenta propia, con clientes de Estados Unidos, además de colaborar de forma muy habitual con la empresa gaditana Desa4.

¿Qué estudiaste en la Escuela Superior de Ingeniería y en qué años?

Cursé la Ingeniería Técnica en Informática de Gestión, entre los años 2006 y 2011. Desde que finalice la carrera, he continuado estudiando – de hecho, no ha pasado un solo curso académico sin que haya cursado algún máster o curso de experto, pero en otras universidades.

¿Llegaste a participar en la vida de la Escuela más allá de tu papel de estudiante (becario, alumno colaborador, organización de eventos, etc)?

Sí, fue becario en el Aula Virtual, durante 9 meses. Hoy en día me arrepiento de no haberme implicado en alguno de los grupos de la Escuela, como la OSLUCA, la ADVUCA y otras.

¿Cuáles son tus recuerdos de aquella época?.

Recuerdo sobre todo los buenos momentos con mis amigos y compañeros (teníamos que ir a almorzar a Medicina, porque la Escuela no tenía cafetería), los interminables días en los que los horarios de prácticas nos hacían estar desde la mañana a la noche en la Escuela, las tardes en la Caleta esperando que empiece el turno de clases por la tarde…

Es complicado resumir en un par de párrafos tantos años y recuerdos. Sobre las asignaturas, aún recuerdo el reto tan grande que parecían algunas de ellas, y lo “fáciles” que se ven una vez las has aprobado, y empiezas a utilizar lo aprendido en el mundo laboral.

Y no puedo evitar mencionar los interminables días que pasé con mi PFC (más de un año estuve con él), que empezó siendo un videojuego, y terminó siendo una librería completa para desarrollar videojuegos de Nintendo Wii. Me encantó la reacción de sorpresa de los miembros del tribunal cuando enchufe la consola para hacer la demo del proyecto 🙂

¿Considera que los programas académicos de las universidades españolas se adecuan a las necesidades que exige la sociedad?

El programa de la ingeniería que yo cursé me aportó una base importante, y me entrenó la mente para que, llegado el momento, pudiera aprender cualquier tecnología que me pusieran por delante. En ese sentido, creo que son muy adecuados, si bien es cierto que de la carrera se sale “sabiendo de nada”, y es casi obligatorio continuar la formación de cara a especializarse.

¿Cuáles son las competencias que se deben desarrollar para acortar la brecha entre universidad y mercado laboral?

Desarrollo web y en dispositivos móviles. Que en toda la carrera sólo hubiera una única asignatura optativa en la que se estudiaba HTML, CSS y JavaScript, cuando las tecnologías web son unas de las más demandadas hoy en día creo que fue un error bastante grande.

¿Cuáles son los principales obstáculos que enfrentan los profesionales recién graduados a la hora de incorporarse al mercado de trabajo?

La falta de conocimientos concretos. Como he dicho antes, de la carrera se sale con una base muy importante, y que se debe tener sí o sí. Pero para poder desempeñar un trabajo de calidad, como mínimo hay que especializarse en un apartado concreto, además de pasar por una época de junior para terminar de formarse “en las trincheras”, es decir, con proyectos reales.

En este contexto que estamos sufriendo de crisis económica, ¿compensa el esfuerzo de estudiar una Ingeniería?

Sí, definitivamente. La ingeniería te prepara para enfrentarte al mundo laboral, aunque es muy importante que el ingeniero recién graduado no se “duerma en los laureles”, y asuma que en una profesión como la nuestra, hay que estar formándose continuamente. Si no, te oxidas.

¿Qué diferencia a un ingeniero formado en España con respecto otros países europeos?

Los ingenieros españoles nos atrevemos “con lo que nos echen”. Por mi experiencia, he trabajado con norteamericanos, y algunos de ellos se ciñen a su especialización, poniendo pegas en caso de tener que trabajar en otro campo que no sea el suyo. Sin embargo, nosotros, por lo general, aprovechamos la oportunidad para ampliar conocimientos y continuar formándonos (depende de la persona, claro).

¿Cuales son los estudios superiores (másteres) que más pueden influir positivamente en la retribución y reconocimiento laboral de los ingenieros de tu especialidad de cara a futuro?

En el caso de los ingenieros informáticos, el campo que está más de moda, y que ya está demandando profesionales altamente cualificados es el de la seguridad informática. Faltan hackers, y se demandan cada vez más.

¿Qué importancia das a los idiomas? ¿Han marcado la diferencia en tu caso?

Un ingeniero que no sepa inglés, directamente tiene una carencia abismal en su formación. En mi caso, el hecho de saber inglés con cierta fluidez me ha proporcionado la oportunidad de trabajar con gente de Estados Unidos, desde casa, y desarrollando tecnologías que no se verán por aquí hasta dentro de unos años.

En la actualidad, ¿sigue teniendo una buena salida la Ingeniería que estudiaste?

Sí, por supuesto. De hecho, diría que un ingeniero informático que haya estudiado en Cádiz es una de las personas que más fácil tendrá la incorporación a la vida laboral, siempre que tenga buena actitud, claro está.

¿Qué harías hoy si fuera un ingeniero recién titulado sin experiencia?

Buscar algunas prácticas o contrato de becario, aunque fuera mínimamente remunerada (trabajar gratis nunca, bajo ninguna circunstancia), y continuar estudiando (no necesariamente un máster, hay cursos de todo tipo).                                                              De esta forma, se puede ir adquiriendo experiencia en proyectos reales, a la vez que avanzamos en una especialización, lo que nos abrirá muchas puertas en poco tiempo.

¿Qué opinas sobre el emprendimiento en general? ¿Y en tu sector laboral en concreto?

Hay que tener mucho cuidado a la hora de emprender. Si no tienes suficiente experiencia en el mundo real, te darás de bruces con la realidad, y probablemente pierdas mucho tiempo y dinero – te llevarás una experiencia que vale su peso en oro, eso sí.

En el ámbito de la informática lo veo mucho más sencillo, dado que con un portátil y una conexión a internet ya podemos empezar a producir valor, así que creo que es una salida natural (insisto, después de tener varios años de experiencia en la mochila)

¿Cómo ves la formación continua en el mundo laboral? ¿Es satisfactoria?

Imprescindible. Si no te formas de forma contínua, te oxidas. A mi personalmente me resulta muy satisfactoria, dado que me encanta aprender cosas nuevas y “cacharrear” – tengo un espíritu de friki, y me apasiona mi profesión 🙂

¿Qué opinas sobre la emigración de los jóvenes ingenieros? ¿Cómo puede esto afectarles a ellos en los próximos años? ¿Y a España?

Si en casa no nos valoran, lo normal es que decidamos irnos. Si bien un ingeniero junior no produce un gran valor añadido hasta que adquiere suficiente experiencia, no creo que sea de recibo que una persona con una carrera a sus espaldas tenga que cobrar poco más que el SMI.

Para España, creo que la situación es un problema muy grave. Si un ingeniero se va fuera y se establece en un lugar donde sí se le valora en el ámbito laboral, es muy complicado que decida volver, y eso supone una pérdida a todas luces.

A grandes rasgos, ¿ha sufrido algún problema laboral por la equivalencia de los títulos de ingeniería en España en el extranjero? ¿Conoce algún caso?

No, no he tenido ninguna experiencia en ese sentido, ni conozco ningún caso.